Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

BEAUTY TIPS QUE HEREDÉ DE MAMÁ

Tiempo de lectura: 3 minuto 40 segundos

Siempre llega un momento en la vida de cada niña en el que mamá comienza a darnos aquellos tips de belleza que se han convertido en superpoderes para cuidar de nosotras mismas y confiar en nuestras capacidades. En este mes de madres, la nostalgia nos ha visitado para recordar los consejos de mamá que nos hicieron las grandes mujeres que somos hoy.

1. Si luchas por ese delineado perfecto, luchas por tus sueños

Como olvidar ese brillo con olor a chicle o sandía que te encantaba, fue el gran antecesor de los labiales en todas sus presentaciones. Mamá como buena guía, siempre supo encaminarte cuando vio que te gustaba ponerte linda. Comenzó con los básicos de maquillaje y desenredando aquel mundo nuevo para ti. Te explicó con toda la paciencia del mundo la función de una base, las mejores técnicas para aplicar un maquillaje suave para comenzar y ese delineado que requería una precisión que ella solo tenía y parecía bastante fácil. Sin contar los pañitos desmaquillantes sabemos que ese delineado fue un reto para ti. Una y otra vez comenzabas de cero recordando aquellos consejos de una madre especial. Y sabemos que no solo te enseñó a hacer un buen delineado, sino que aquella perseverancia y determinación que tenías cada vez que volvías a empezar, te enseñó a afrontar los retos con la mejor actitud y siempre recordando a mamá, que de los errores se aprende.

Imagen-interna-1

2. Una buena ducha lo arregla todo

Beauty, aunque de pequeñas algunas odiábamos el momento del baño, cuando crecimos junto a los consejos de belleza de mamá, como por ejemplo usar exfoliante o buenos tips de belleza para el cabello, como masajearlo adecuadamente, fuimos aprendiendo la importancia de este acto tan cotidiano, pero a la vez tan revitalizante para todos. Nos dimos cuenta de que no había momento del día más importante para pensar o reflexionar sobre cosas importantes, practicar los pasos de baile, hacernos peinados con espuma o simplemente para volver a empezar como la ducha, ese espacio nuestro donde podemos dejar atrás los rastros e impurezas de un mal día posados en nuestra piel y continuar.  

3. Mamá siempre apostaba por tu estilo

No hay nada más importante para una mamá que una pequeña hija que crece, en tamaño, pero también en seguridad. Forjar nuestro propio estilo, soñar y expresar nuestra personalidad a través de detalles tan íntimos como maquillarnos, pintarnos los labios con varios tonos de labial hasta encontrar el que más nos gustara o pedir sus tacones prestados por un momento para sentirse una mujer grande, hizo a mamá una gran cómplice de la confianza que nos tenemos. Los consejos de una madre a su hija son la mejor guía que podemos tener cuando niñas, ellas saben que es lo que nos va mejor y lo que no, pero lo más valioso es que nos dejan experimentar aquellos gustos para los que en ese momento quizás podamos estar muy pequeñas.

4. Nos enseñó a siempre estar preparadas

Como olvidar cuando mamá nos levantaba con ese refrán popular de “el que madruga Dios le ayuda”, sabíamos que había deberes por cumplir, pero también se era consciente de que teníamos todo un día por delante y, por ende, debíamos aprovechar cada momento. Por ello, mamá siempre nos aconsejaba vivir y disfrutar al máximo de los días soleados e iluminados protegiéndonos muy bien de esos rayitos de sol que a veces pueden ser violentos para nuestra piel, cubrirnos del sol, para así construir nuestra propia luz. En los días soleados no podían faltar bloqueador y las recomendaciones de mamá, cuando nos quedábamos quietas para que ella nos enseñara a echarnos el bloqueador, mientras comenzaba a contarnos otros tips de belleza facial. Ahora cuando nos preparamos para salir, sabemos que podemos enfrentar al mundo y disfrutar el día en todo su esplendor, eso sí, con un buen protector solar facial y corporal. 

5. Siempre podemos con todo, pero no con todo a la vez

Una de las cosas más sabias que pudimos aprender de mamá de sus tips de maquillaje, es que para cada día hay un estilo. Ella siempre nos enseñó, que en la sencillez estaba la elegancia y por eso sabíamos distinguir los días en los que el maquillarse sencillo era un plus, no siempre habían días en los que nos sentíamos con la mejor actitud para deslumbrar con nuestros colores y estilo vivaz. Y eso estaba bien, podíamos dejar a un lado la imagen, construir y proyectarnos desde lo que llevábamos dentro, aunque fueran días grises y difíciles.

 

Ahora podemos tener mil tips de belleza para mujeres, pero los tips de maquillaje y secretos de belleza que heredamos de mamá, nos ayudaron a forjar un propio estilo. Desde pequeñas ella siempre fue y será nuestra heroína. Supimos que ser una buena madre significa enseñarnos a ser poderosas como ella, pero siempre con amor y paciencia por delante.

Maria Clara Medina, Beautyholics Team.

{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.singularReviewCountLabel }}
{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.pluralReviewCountLabel }}
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}