Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

¿CÓMO GESTIONAR NUESTRA INTELIGENCIA EMOCIONAL DURANTE LA PANDEMIA?

Tiempo de lectura: 4 minutos 20 segundos

Escrito por: Sandra Hernández (www.respirapresente.com) / Instagram: @respira.presente

¿Alguna vez te has preguntado qué es esto que estás sintiendo? ¿O cómo podrías gestionar tus emociones ante la situación que todos estamos viviendo? No te preocupes, tengo una buena noticia: tú tienes la capacidad de mejorar tu respuesta emocional.

Todos tenemos emociones que nos ayudan a trasmitir lo que sentimos y, además, siempre son positivas (aunque no lo creas). Tanto las emociones “positivas” como las “negativas” cumplen una función adaptativa, y ser capaz de acogerlas y aceptarlas siempre te beneficiará.

Esas emociones nos ayudan a transmitir cómo nos sentimos, regulan el comportamiento de los demás y facilitan nuestra interacción social.  

Es por esto que la Inteligencia Emocional (IE) hoy cobra vital importancia: es una parte de nuestro conocimiento que facilita el comportamiento interpersonal. Es decir, la Inteligencia Emocional es la capacidad de ser consciente de mis propias emociones y, por supuesto, ver cómo influye en los demás.

 

Ahora, en este momento tan incierto, tu reto consiste en gestionar, regular e influir positivamente en ti y en los demás. Todos estamos en un momento de mucha presión y estrés, por lo que pueden aparecer emociones difíciles. Seguro que estarás más irascible. ¡Aprovecha esa energía que llega con fuerza para poner límites y tomar decisiones!

Cuando llegue el miedo, acéptalo, es totalmente natural… Te está cuidando, ya que aparece cuando percibes una amenaza. Puede paralizarte y bloquearte, que sería la reacción más agresiva de esta emoción. Sin embargo, puedes optar por la opción más sana: la prudencia. Consiste en cuidarte mucho, tratarte amablemente a ti misma y, por supuesto, cuidar al otro. Si llega la tristezapermítete entrar en contacto contigo misma y mirar hacia adentro. Posiblemente tengas que SOLTAR o desprenderte de algo, o posiblemente tengas algún duelo pendiente. Puedes buscar ayuda, si fuera necesario, o simplemente observar y reconocer que esta nueva realidad ha hecho que muchos de nuestros planes cambien, y eso nos genera frustración e impotencia.

 

La resistencia a esas emociones te generará más dolor y sufrimiento, así que, cuando aparezcan, dales la bienvenida, sitúate en tu momento presente y suelta. El desapego te ayudará a ceder a ciclos repetitivos inútiles. Por lo tanto, tu madurez emocional implica ahora en saber distinguir claramente entre “sentir” una emoción, “expresarla” y “actuarla”. Equivocadamente creemos que el autocontrol emocional consiste en negar lo que sentimos o en dejarnos llevar con toda su intensidad. No es así.El autocontrol se da cuando acogemos, sin excepción, todas las emociones que experimentamos y respondemos a ellas de la forma adecuada a cada situación.

Entonces… ¿Cómo puedo ser más inteligente emocionalmente y menos vulnerable?

Aquí tienes algunas recomendaciones básicas que por sí solas te ayudarán a tu bienestar emocional y a lograr regular mejor tus emociones:

  • Dormir bien.
  • Realizar ejercicio físico evitando el sedentarismo.
  • Seguir una dieta saludable.
  • Realizar alguna actividad de ocio y relajación como Mindfulness y autocuidado.
  • Evitar el estrés crónico: salir de las situaciones estresantes duraderas.
  • Ayudar a los demás.
  • Proporcionarte estímulos positivos, utilizando para ello cada uno de los sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto.
  • Ponte metas y objetivos a corto plazo, buscando el futuro inmediato. Vivir en el presente te ayudará a adaptarte a los cambios y sostener mejor la incertidumbre.

 

 

 

Por último, queremos invitarte a usar estos dos recursos que cultivan tu felicidad e inteligencia emocional:

  • El auto-aprecio:

Todos los seres humanos tenemos una tendencia natural e innata de ver los problemas y enfocarnos en nuestras emociones “negativas”, lo que se denomina como sesgo negativo. Esas emociones se basan en nuestra percepción, en lugar de ver los aspectos positivos de nuestras vidas.

La manera de mejorarlo es poner toda tu atención a las experiencias positivas, para desarrollar una vida equilibrada.

El auto aprecio te proporcionará el empuje emocional y la confianza en ti necesarias para poder dar a los demás.  

  • La gratitud:

Otra manera de reducir ese sesgo negativo, tan presente en este momento, sería la de agradecer cada día las cosas buenas que nos da la vida. Si sólo nos concentramos en lo que queremos pero no tenemos, permaneceremos en un estado mental negativo.

Seguro que cada día puedes enumerar pequeñas cosas e insignificantes que te generen gratitud, lo que te generará un aumento de tu felicidad y un estado emocional más positivo.

Ahora ya tienes más elementos para gestionar tus emociones y, por supuesto, ser más inteligente emocionalmente.

¿Quieres intentarlo? Te puedes sorprender de tu gran capacidad de gestionar mejor tus emociones.

{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.singularReviewCountLabel }}
{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.pluralReviewCountLabel }}
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}